domingo, 16 de enero de 2011

La gata se muda

He exportado todas las entradas de este blog a Diarios de un gato muy perdido y a partir de ahora todas las próximas entradas que escriba sobre lo que lea lo publicaré allí. Os invito a que le echéis un vistazo también al resto de las entradas que he publicado allí. 

Saludos gatunos.

sábado, 28 de agosto de 2010

Firmin, historias de una rata de biblioteca




Compre este libro por pura casualidad. Estaba buscando otro libro en realidad, cuando lo ví en una estantería en el Fnac. Me llamó la atención la portada, y tras leer la sinopsis decidí llevármelo. 


Firmin es una rata que nace en Boston en los años sesenta, en el sótano de una librería. De forma autobiográfica Firmin nos va contando sus experiencias en la vida: al principio, como nace, su relación con su madre y hermanos. Más adelante, cuando va por libre, su creciente pasión por la lectura, y su devoción por el librero, y finalmente, su amistad con Jerry, un escritor fracasado.

Firmin va evolucionado en el transcurso del libro, deja de ser un joven soñador para convertirse en un adulto, consciente de la realidad que le rodea, pero sin perder esa pizca de inocencia que tenemos todos. 

Me quedaba un sólo capítulo pero no me apetecía acabar 'Firmin'. Anduve con el libro entre las manos durante un rato hasta que finalmente empecé a leer el último capítulo. Y es que, estaba tan enganchada a la historia, que no me apetecía acabar con esa sensación tan placentera. Se notaba el ambiente triste y desolado de acabar, al igual que en la propia historia, y no quería que acabara ninguna de las dos cosas. Y como suponía, el final me dejó un amargo sabor de boca. No es sólo que el libro se acabara, también se acaba la historia. 
'Firmin' es un libro corto, que se lee con rapidez, y que vas amando cada vez más según avanzas en su lectura. Y a mí acabarlo me ha dejado extrañada. Es como ese algo que me hubiera estado acompañando las últimas semanas durante su lecturas se hubiera desvanecido, evaporado...
  
Ha sido un pura casualidad hacerme con el libro, y no me arrepiento de haberlo comprado. 'Firmin' te invita a conocer el Boston de los años sesenta de la mano de una rata culta, devoradora de libros, y con un carácter excepcional, que divertida a todos con sus curiosas reflexiones y puntos de vista de su particular vida.

Es un libro muy ligero, que es perfecto para leerlo en cualquier momento, y en cualquier lugar, y conforme lo te verás dentro de la historia, como un personaje más, alegrándote y entristeciendote por Firmin. En resumen, un libro muy recomendable. 

Foto del artículo sacada de aquí.

viernes, 27 de agosto de 2010

Ciudadano Can


Ya conocía 'Ciudadano Can' desde hace tiempo, pero nunca me había molestado en comprármelo hasta hace unas semanas.

La primera impresión que me surje de 'Ciudadano Can' es un déjà vu. La sensación de que esto yo ya lo he visto en 'Garfield', por ejemplo. El carácter egoísta y egocéntrico del animal es el mismo. El perro no va detrás de la pelota, igual que Garfield no persigue ratones.

Sin embargo, cambiar de animal favorece mucho. Porque tanto gato me acaba sobrepasando, y perros y gatos no son iguales, así habrá millares de situaciones diferentes. Teniendo en cuenta que está es mi primera impresión del cómic, habiéndolo leído apenas, ya me da buenas vibraciones. Será cuestión de leer un poco más para sumergirme en ese universo y olvidarme del resto. 

Disfrutar de 'Ciudadano Can' es fácil, más aún si eres fan de los perros. Con 'Ciudadano Can' te vas a reír, eso seguro, y quizá observes algún comportamiento que ya conoces. 

martes, 17 de agosto de 2010

El anillo del Nibelungo en cómic

Volumen 1 de la colección.


P. Craig Russel 
Tapa dura.
Planeta de Agostini. 
Puntuación: ***** 

Excelente publicación de la adaptación al cómic de la ópera de Richard Wagner (22/04/1813 - 13/02/1883), el Anillo de los Nibelungos.

Es difícil, sin duda, adaptar la que es la obra cumbre del autor alemán, pero Russel lo consigue maravillosamente. Planeta de Agostini se encarga de editar esta edición a todo color y en tapa dura, de una manera que me ha sorprendido gratamente.


Tanto para los que conozcan la ópera, tanto para los que nunca haya oído hablar de ella, este es un cómic que no pueden perderse. Los que la conozcan podrán admirad la sutileza con la que Russel realizada esta formidable adaptación, y los que no podrán sumergirse en la ópera de una excelente manera, y conocerla.  

Craig Russel dibuja un mundo en el que uno se sumerge sin darse cuenta, y disfruta leyendo esta obra. Cuando llegué al final deseará coger el siguiente volumen y que no cese la magia.

Espero ver pronto más trabajos de este autor por estos lares. 

 

martes, 27 de julio de 2010

El cielo se nos cae encima


Un desastre. Pura y simplemente. Así es como se puede definir esta obra. Porque a simple vista será igual, dado que los dibujos son los mismos, pero la falta de Goscinny se nota totalmente. Y a los fans, después de más de treinta álbumes no nos engañan tan fácilmente. 

Y es que nada más acabar el álbum es para soltar un "¿pero que cojon** me estás contando" al más puro estilo 'Los Hombres de Paco'.

En realidad, la idea principal puede ser buena. Si está bien utilizada, claro. El único miedo de los galos, que se les caiga el cielo encima parece que va a cumplirse. Pero es que si por cielo nos ponen una nave en forma de esfera pilotada por un extraterrestre que parece un Teletabbie, y nos sacan a una cuadrilla de supermanes con la cara de Arnold Schwarzenegger (y lo he tenido que buscar en google para copiarlo) pues no hay idea que valga. Que ya somos mayorcitos para eso.

Sin apenas presencia romana, apenas en el final de la historieta, y con la intervención de los extraterrestres, el álbum queda vació. Parece que estas leyendo Astérix, pero lo que estás leyendo es como mucho medio Astérix (y lo digo por los dibujos). Y es que Uderzo entre las dedicaciones a Walt Disney, el Teletubbie, los clones Supermanes y los combates intergalácticos, como si esto fuera 'La Guerra de las Galaxias' consigue echar a perder toda la esencia de Astérix. 

Siempre se podrán salvar algunos "gags" y escenas graciosas, pero nunca serán recordados. 

Pegalé, Obélix.

Ni siquiera el comienzo es normal. Astérix y Obélix están cazando jabalíes y todos están paralizados. Al volver a la aldea todos los habitantes también lo están, excepto Paroramix.  
Y tras divisar la bola-ovni (que por cierto, que mal gusto), aparece nuestro Teletubbie favorito, un tipo llamado Karh Tun (parece nombre de babilonio no de extraterrestre), que nos desvela que la paralización se debe a la gravedad de su bola-ovni. Como era de esperar luego aparece otro extraterrestre, el malvado comosellame. La pelea con Obélix es la que carga a sus jabalíes una buena escena, recordando un poco a lo de siempre.

El teletubbie
En resumen: Perdida toda la esencia de este cómic, metiendo personajes que no pegan ni con cola, y una historia que no engancha. Que suerte que los galos no se acuerden de nada. Lo que daría yo por olvidar esto.

lunes, 26 de julio de 2010

TOP 10: MIS COMICS FAVORITOS

Partiendo de la premisa de que nunca he leído cómics de los típicos superhéroes americanos, que he leído bastantes cómics españoles de las décadas de los 60-70 y que me encantan los gatos, aquí va mi top 10 de cómics: 


martes, 20 de julio de 2010

Tintin en el Congo






Las primeras  páginas con las peripecias de Milú se me antojan muy interesantes. Y es que el perrito descubre hasta al malvado de turno. Fíjate que mientras tanto, Tintín se salva de un tiburón, pero aunque es bastante absurda la cosa, no me parece tan aburrido como Tintín en América.  Es curiosa la importancia que tiene Milú en este álbum con escenas suyas que no aportan nada en especial a la trama pero a mí me gustan mucho, porque incluyen a otros personajes, no sólo al famoso reportero. Ya podría esto haberse repetido en Tintín en América. 
 

Lo que más me fastidia del álbum es que Tintín vaya por ahí matando a los animales como si nada, fruto sin duda de la mentalidad de la época. Y muchas veces lo hace por salvar a Milú, para más inri. La vida del perro tiene tanta importancia como la vida de un mono. Otra cosa es que necesite comer, pero matar por matar. Podría intentar otros modos antes de irse a lo fácil. También se va de caza porque sí. Ni que fuera un rey del siglo XVII que se pasa el día cazando.



                                                  "Acércate, mi fiel vasallo" 

 Y otra cosa es que Tintín se deje tratar por los negros como una excelencia. Podría ser un poco más modesto y no permitir que le lleven en volandas.  Hasta repartió un sombrero de paja de la misma forma que el rey Salomón quiso repartir al bebé.  Qué curioso que en otra ocasión en que Tintín está dejándose llevar por los negros una de las caravanas esas que utilizan, vean un leopardo y dejen al reportero a su suerte. SI hubieses ido andando, Tintín, como debías de hacer.




Más adelante Tintín acaba en una misión y por una serie de acontecimientos acaba dando clase a los negritos.  En la primera versión Tintín se encargaba de contarles acerca de que su país es una colonia francesa, pero en ediciones posteriores eso se cambio por una clase de matemáticas. Por cierto aquí aparece un leopardo, que Tintín se encarga de echar a patada tras haberle hecho tragarse una esponja y beber agua. Me alegra que Milú diga “no soporta estás cacerías” en determinado momento.






Con todo, un álbum de los mejores. Y este, que es uno de los pocos que tengo en la edición pequeña de Casterman, es mucho más manejable que los posteriores de Juventud.  Además, el coloreado tiene más calidad.